Eliseo Salazar online

Las últimas noticias del piloto chileno, ex Formula Uno e Indy Racing League.

Impresionado estaba Eliseo Salazar en Pittsburgh. Aunque Estados Unidos ha ocupado un lugar esencial en su vida y él conoce al dedillo las tradiciones y comportamientos "gringos", la celebración de la corona de la NFL obtenida por los Steelers rompió los moldes del ex piloto de F-1.
Salazar experimentó in situ la victoria; aunque no viajó a Detroit, lugar del duelo con los Seahawks, tuvo la ocasión de estar en la casa de los nuevos campeones del fútbol americano y así explica; "mira, acá en Pittsburgh se vive una euforia absoluta. Por ponerte un ejemplo, es como si Chile fuera campeón mundial de fútbol".
Un equipo por ciudad
El actual corredor de Grand Prix Masters agrega que "apenas terminó el partido salimos a dar una vuelta por la ciudad. No había algo así como la Plaza Italia, porque hacía mucho frío y estaba comenzando a nevar, pero de cada diez personas al menos nueve andaban con la camiseta, los gorros o algo que los identificara con los Steelers. El fútbol americano es especial, porque cada ciudad tiene un solo equipo y todos se identifican con él. No es como el fútbol nuestro, que a veces tienes tres o más por ciudad. Por eso acá todos son hinchas de los Steelers y hasta acuartelaron a la policía el día del Super Bowl. De cualquier modo, no hubo desmanes ni nada de eso".
Además, Salazar tiene un vínculo personal con los Steelers, pues trabó amistad con Cedrick Wilson, uno de los receptores del cuadro campeón. "Nos hicimos amigos porque lo conocí en la joyería Mosso (copropiedad con el argentino Ernesto Mosso), ya que los jugadores siempre se compran anillos carísimos, con hartas gemas, como los que usan las mujeres, pero son para ellos. Es muy divertido y simpático y esperamos que terminen las celebraciones oficiales, probablemente el fin de semana, para armar un barbecue con él".
Para reflejar que la alegría será permanente durante las próximas semanas, el experimentado corredor agrega que "apenas terminó el partido comenzaron a imprimir las poleras oficiales y ahora hay hasta colas para comprar una. Son muy sencillas, pero igual te cobran 30 dólares. Mañana (hoy) habrá un desfile por la Liberty Avenue donde mostrarán el trofeo y seguramente la ciudad se volcará a verlo. En la televisión, además, no han parado de hablar del partido".
Sobre este último punto, especifica que "es tanto el fanatismo que el partido marca 50 ó 60 puntos, algo increíble si se considera que los programas más populares registran 15 ó 20 en el mejor de los casos. Los comerciales, además, costaban 2,5 millones de dólares por 30 segundos y son todos 'de estreno'. Y hasta hacen una votación popular para ver cuál fue el mejor, el más original. Y parece que ahora ganó el de Budweiser".
Al final, Salazar concluye que "ahora entiendo mejor porque las entradas más baratas llegan a los tres mil dólares en la reventa. Para ellos, ésta es la final del mundo".

1 comentarios:

coctelmarx dijo...

yo por lo menos te creo sigue asi